Rompiendo el Silencio es una red de personas que, desde 1988, apoya el trabajo en Guatemala de comunidades indígenas mayas, y otras, en su lucha por justicia política, social y económica. RES es consciente de las desigualdades estructurales, producto de la colonización, que existen en Canadá, Guatemala, y otros lugares, y se avoca a la búsqueda de relaciones más equitativas.

En este sentido, reconocemos los tantos tratados entre el Estado canadiense y los Pueblos Indígenas en Canadá para compartir la tierra pacíficamente, al igual que las grandes extensiones de territorios no cedidos por los Pueblos Indígenas. También reconocemos las repetidas violaciones de estos tratados y especialmente del derecho Indígena a la autodeterminación, incluyendo el derecho de los Pueblos Indígenas al consentimiento libre, previo e informado sobre toda decisión que les pueda afectar o que pueda afectar a sus territorios y recursos.

Rompiendo el Silencio manifiesta su solidaridad con los Pueblos Indígenas de base de Wabanaki en su lucha por la reivindicación de sus derechos y responsabilidades indígenas con respecto a sus recursos y territorios tradicionales. Unimos nuestras voces a la coalición de pueblos Mi’kmaq, Maliseet, Passamaquoddy, y Acadiense, y de residentes de las provincias marítimas que alzan sus voces para proteger a la Madre Tierra, oponiéndose a la exploración de gas de esquisto en su territorio y región. Repudiamos el incumplimiento del gobierno nacional y provincial en cuanto a los derechos indígenas y los pautados en los tratados ya mencionados. Repudiamos a su vez la criminalización de la protesta no-violenta de comunidades opuestas a la exploración de gas de esquisto en el Condado de Kent, provincia de Nuevo Brunswick, así como la aplicación desigual de la ley hacia defensoras y defensores indígenas.
6 de julio 2013